De zona roja a territorio de turismo comunitario. El Modelo DIT despeja el futuro económico.

49
Las comunidades asisten a un taller de implementación del Modelo de Desarrollo Integral Territorial, DIT
Las comunidades asisten a un taller de implementación del Modelo de Desarrollo Integral Territorial, DIT

“Por la mitad de la calle bajaban los armados matando, muchas veces sin verificar las identidades de los sentenciados”, dice un líder comunitario del corregimiento de Tenjo, en las laderas de Palmira, Valle del Cauca. Esas mismas que se conectan con el Parque Natural Las Hermosas, el cual hace honor a su nombre y conecta a este departamento con el Tolima. Hace pocos años era considerada zona roja: por ella subían a los secuestrados y bajaban los paramilitares cobrando una venganza ciega.

Una comunidad fragmentada que no hallaba salidas. La Fundación Smurfit-Kappa que tiene plantíos de maderas renovables en las cercanías decidió implementar el Modelo de Desarrollo Integral Territorial -DIT- diseñado en la plataforma de convergencia interinstitucional del Consorcio para el Desarrollo Comunitario. Después de enfrentar el escepticismo y la resistencia de algunos líderes desencantados con la institucionalidad, un grupo de ellos aceptó la invitación y empezó la construcción de su Plan de Desarrollo Territorial. Una visión compartida de un futuro soñado por todos los actores del territorio.

Tras hacer diagnósticos, recogieron la limitada información disponible, levantaron la que hacía falta, caminaron sus montañas, saludaron las quebradas, y plasmaron estos descubrimientos en mapas parlantes que los asombraron a ellos mismos. Re-conocieron su propio territorio. También reconstruyeron su historia, oyeron a los mayores, plasmaron su línea del tiempo, la cual hoy describen con propiedad y orgullo. Fue creciendo su identidad y su arraigo.

El Modelo de Desarrollo Integral DIT potencia en las comunidades el auto reconocimiento de su territorio

El Modelo de Desarrollo Integral DIT potencia en las comunidades el auto reconocimiento de su territorio

Un momento especial fue cuando empezaron a oír y ver las aves que siempre habían visto sin ver. Algunas de estas especies eran habitantes permanentes (“endémicas” aprendieron que se llamaban), otras migratorias. Hermosas como el páramo que atraviesan para llegar y partir a tierras lejanas.

Con el avance del DIT llegaron a formular proyectos para una vida mejor. Y fue entonces cuando se plantearon un sueño: invitar a otros a conocer este paraíso que acababan de descubrir. La Fundación Smurfit-Kappa hizo el contacto con la academia y obtuvieron una asesoría profesional para diseñar un Plan de Desarrollo con un eje en turismo comunitario de naturaleza. Empezaron entonces a adecuar sus casas como restaurantes, sus viviendas como hospedajes, sus bosques como senderos de avistamiento de aves. Y aprendieron, tuvieron que aprender mucho, y siguen aprendiendo. Pero la decisión de convertir su territorio en un atractivo turístico es firme. El DIT les enseñó cómo convertir sus diferencias en fortalezas y sus sueños en realidades.

Todo esto lo fuimos a visitar con un grupo de líderes de la vereda El Guabal, municipio de Guachené, norte del Cauca. En ese territorio CONSORCIO está impulsando con el apoyo de la Fundación Propal precisamente un DIT. Lo que vieron les sorprendió y los animó a continuar con su proceso. “Nosotros en El Guabal, tenemos mucho para hacer nuestro DIT”, fue la frase que resumió el sentir de los visitantes.