Continuamos por el camino del Desarrollo inclusivo

77

El presente que vivimos está marcando acontecimientos y dinámicas con importantes consecuencias para la sociedad colombiana y, por tanto, para el CONSORCIO y sus entidades asociadas.

La lectura de este panorama genera reflexiones acerca de la validez y eficacia de los ideales y los modelos de sociedad surgidos en los dos últimos siglos. Lo importante de este ejercicio de auto crítica es la progresiva participación activa de las comunidades, rurales y urbanas, que se suman a la de empresarios, académicos, pensadores, organizaciones, fundaciones de pensamiento y sectores estatales.

La idea de desarrollo ha evolucionado en los últimos 20 años, pasando de ser un modelo impuesto desde la perspectiva de la industrialización enmarcada en la dicotomía entre sociedades avanzadas y subdesarrolladas, a un modelo cuya declaración es: “diseñémoslo y hagámoslo juntos a través de la deliberación libre, informada y en paz”.

El Consorcio para el Desarrollo Comunitario está sintonizado con ello a través de su Modelo de Desarrollo Integral Territorial DIT, producido con las entidades asociadas y otras más a partir del proceso en la Fundación Grupo Social. El DIT es precisamente eso: una propuesta y un método para la construcción colectiva con todos los actores de los territorios.

«El desarrollo debe ser con con la participación de todos, la validación de los intereses de todos y para el beneficio de todos«

Los otros dos campos de acción de la entidad están orientados a apoyar ese ejercicio, mediante un Modelo de Fortalecimiento de Organizaciones Sociales (“Rutas para el fortalecimiento organizativo”), que busca capacitar a los actores sociales de modo que sean protagonistas idóneos en ese DIT. Y, segundo, la Metodología de Construcción de Paz Integral y Sostenible generada en el marco del Sistema de Iniciativas de Paz, ámbito apoyado por la Fundación Interamericana, que conduce al cambio cultural (valores, actitudes e imaginarios) necesario para que dichos actores cuenten con las capacidades, motivaciones y fuerza espiritual para dicha construcción colectiva.

Gracias a su esencia de plataforma de convergencia, aprendizaje y acción conjunta, desde hace 27 años, el Consorcio para el Desarrollo Comunitario continúa haciendo un camino de desarrollo inclusivo, con la participación de todos, la validación de los intereses de todos y para el beneficio de todos.